¿Cómo ha evolucionado la ciencia médica?

ciencia médica

Mucho antes de la existencia de cualquier forma de conocimiento científico, ya existía el conocimiento humano y sagrado en relación a la salud, el uso de plantas y elementos medicinales, así como del funcionamiento del cuerpo.

Gracias a la visión de seres humanos y a la necesidad de seguir perfeccionando los métodos y mecanismos para procurar la salud, la disciplina médica ha sido, es y será, una de las que más rápido evoluciona.

Los orígenes de la medicina

Las primeras civilizaciones adquirieron sus conocimientos médicos, a partir de la relación con los elementos de la naturaleza, eventualmente, a esto se sumó la relación con lo sagrado y la práctica de rituales.

En los registros históricos, la medicina como una disciplina primigenia se practica en diversas regiones como India, Egipto, China y Grecia, en donde se profundizó y generó lo que hoy conocemos como medicina occidental.

Galeno y Aristóteles fueron dos de los nombres que más aportaron al desarrollo del conocimiento médico, mismo que fue llevado a lo que hoy conocemos como Medio Oriente y en combinación con otras disciplinas como la metalurgia y la química, dio origen a la alquimia.

La medicina medieval y del Renacimiento

Hacia finales de la era medieval y con la llegada del Renacimiento, el estudio de la medicina y de la anatomía comenzaron a generar avances vertiginosos, gracias a la visión e ideas de personas como Leonardo Da Vinci o Marcantonio della Torre.

Mientras tanto en Arabia, el estudio de la medicina comenzó a especializarse en órganos, funciones o regiones del cuerpo y ya se tenía conocimiento teórico sobre cómo realizar cirugías oculares, por ejemplo.

Para ese momento, tanto en Medio Oriente como en Europa, ya existían escuelas médicas de alta categoría.

De la ilustración a la modernidad

Durante los S. XVII y XVIII el estudio de la medicina no contaba con el mismo prestigio que hoy en día y la profesión estaba aún en vías de institucionalizarse. Sin embargo, fue una importante época en términos de avances científicos en salud, como por ejemplo: la aparición de las vacunas.

Con la llegada de la revolución industrial, la medicina comenzó a modernizarse y aprovechó el desarrollo de las nuevas tecnologías.

La “Salud pública” es una realidad

Antes del S. XIX, la idea de “salud pública” no era un término generalizado. Con la llegada de costumbres victorianas y otras influencias, se hizo común la idea de la higiene y por otra parte, las cirugías comenzaron a hacerse algo recurrente.

Por otro lado, áreas como la Enfermería, que tuvo su origen en la era clásica de la humanidad, pero se consolidó como disciplina independiente de la medicina hasta la era moderna, tuvieron un importante auge en este siglo, con el nacimiento de las primeras escuelas especializadas en Enfermería.

El presente y el futuro de la medicina

Hoy en día, la medicina vive una evolución acelerada, las investigaciones se desarrollan con un alto nivel de detalle y cuenta con medios y capacidades humanas para generar grandes cambios en materia de salud.

La ciencia médica ha superado límites, al integrarse con otras áreas como la Ingeniería, las Tecnologías de la Información o el desarrollo de tecnologías propias para el estudio del genoma humano o para realizar microcirugías que antes hubieran sido imposibles.

Toda esta labor es gracias al esfuerzo de profesionales en Ingeniería Biomédica, una de las carreras con más futuro profesional en el mundo. Una disciplina en la que se busca mejorar la salud, a través de la tecnología y la innovación.

Read Previous

5 ventajas de hacer un posgrado en ciencias químicas

Read Next

¿Qué maestrías y doctorados puedo estudiar en La Salle?